lunes, 16 de diciembre de 2013

La Viña brilla con su mercado

 Todo Lorquino sabe, que la barriada de La Viña fue la más afectada en los seísmos de aquel fatídico 11 de mayo. Muchos comercios y edificios quedaron reducidos a la nada, así que muchos comerciantes, viendo como habían perdido su negocio, tuvieron que desplazarse a otros lugares de Lorca e intentar reponer aquello que les había dado sustento durante tantos años. La viña, se quedó sin vida, o por lo menos, perdió mucha de la vida, que antes de ser zona cero teníaDurante el paso del tiempo, ésta fue mejorando.
Sin embargo, los vecinos del barrio se quejaban, ya que tenían que desplazarse a otros lugares para comprar artículos, que antes tenían posibilidad de comprar a la vuelta de la esquina, como quien dice.  Así que el ayuntamiento de Lorca, junto con la unión de comerciantes, puso en marcha el proyecto de mercado dela viña, en el que se incluirían puestos de comerciantes de las barriadas de Lorca, (ocho en concreto del propio barrio) y otros puestos de vendedores ambulantes. Tras el éxito de las dos primeras experiencias piloto de mercado,realizadas el 29 de diciembre y el 5 de enero de 2012, y el contento de las partes implicadas, se decidió seguir realizando el mercado la primera y tercera semana de cada mes. De esto hace ya casi un año.
Algo que no se puede negar, es que el mercado de la viña ha dado vida al barrio. Recuerdo el primer día de mercado, la gente estaba muy animada y no hacía más que decir cosas favorecedoras sobre el mismo, se notaba el entusiasmo, y la vida rezumando en la calle.
Desde hace unos meses, el mercado se realiza cada sábado. He de destacar, el tesón y el sacrificio de los comerciantes, y vendedores ambulantes que cada sábado acuden fieles a su trabajo. Muchos de los puestos necesitan bastante tiempo para ser montados, y desmontados. Hay un puesto en concreto, que vende artículos de menaje que necesita como dos horas para montarse, por la cantidad de artículos que tiene, y por lo tanto, el mismo tiempo para ser desmontado.
Algunos sábados les va mejor que otros, pero tienen que resignarse, y conformarse con lo que hay. Al finalizar la jornada, los mercaderos se preguntan entre ellos como ha ido la mañana, y muchos responden, con cierta mezcla de pesar, y optimismo, hemos sacado para la comida de hoy, mañana dios dirá.
Añadir también la necesidad que tiene el pequeño comercio de ser apoyado, sobretodo en ésta, nuestra ciudad en la que sufrieron tantos daños. Son tiempos difíciles para los comercios locales, las grandes superficies y los centros comerciales hacen mucho peso en contra, por no hablar de la gran crisis que nos asola. Después de esta reflexión sobre el gran valor de estos establecimientos y sobre lo que aportan, sólo me queda decir que entre todos hagamos un esfuerzo y tratemos de hacer lo que esté en nuestra mano por activar el consumo en los comercios locales. Razones hay de sobra.

Mª Carmen Sanz Ibarra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Me gusta

Twitter